Reseña | Palabras que nunca te dije

18/4/17


Palabras que nunca te dije de María Martínez
Romance contemporáneo
4,5/5
«Existe un amor por el que merece la pena esperar y luchar». 
Sara está a punto de cumplir los treinta y ya ha perdido la esperanza y la ilusión en un matrimonio que va a la deriva. Ha pasado demasiado tiempo ignorando su vida y sabe que no es feliz. Ya no existe la chica que perseguía sus sueños y en su lugar hay una mujer a la que apenas logra comprender. 

Lo que Sara no sabe es que un suceso inesperado sacudirá su pequeño mundo por completo. Cuando Christina, su mejor amiga, le pida que viaje hasta un tranquilo pueblo de La Provenza para hacerse cargo de las reformas de un bonito Château que pretende convertir en un hotel. 

Han pasado siete meses desde que los demonios de Jayden lo llevaron hasta Tullia y aún no ha conseguido enfrentarse a ellos. Mientras trata de recomponer su presente y asumir un doloroso pasado, se gana la vida haciendo chapuzas para los vecinos del pueblo. Amable, divertido, y con una personalidad encantadora, se ha convertido en ese amigo al que todos recurren para solucionar sus problemas. 

Una casualidad, o puede que el destino, une las vidas de Sara y Jayden. Dos almas rotas que, sin darse cuenta, empiezan a necesitarse para sobrevivir. 
Comienza el verano y, entre campos de lavanda, estrellas fugaces y luciérnagas, ambos descubrirán que, quizá, merezcan una segunda oportunidad.

María Martínez hace su primera incursión en la novela romántica adulta y lo hace con sobresaliente.
Con esta cautivadora y dulce historia de amor, me ha vuelto a enamorar. 

Sara está atrapada en un matrimonio sin amor, convertida en una mujer florero que lo único que hace prácticamente es cuidar de su hijo y plancharle las camisas a su insoportable y muy ausente marido.
La oportunidad que le brinda su mejor amiga de hacerse cargo de las reformas de un pequeño hotel en Tullia, Francia, al principio se le antoja imposible de aceptar, pero finalmente Sara acepta y será la decisión que cambiará su vida por completo.
Jayden es un SEAL que está temporalmente retirado del servicio para poder sanar sus heridas y que lleva meses en Tullia por una misión personal. La llegada de Sara también supondrá un punto de inflexión en su vida, puesto que jamás había conocido a nadie como ella.
La atracción surge inmediatamente, y encontrarán su salvación en los brazos del otro, aunque lo suyo esté prácticamente prohibido.
Pero algunas decisiones son muy difíciles de tomar, y Sara y Jayden se encontrarán frente a frente a la mayor y más importante decisión de sus vidas: lanzarse y atreverse a darle una oportunidad al amor que ha surgido entre ellos. Un amor intenso, dulce y real. 

Respiró hondo y apretó los labios contra los suyos, como si la estuviera respirando. Después se separó y le dio un beso más profundo. Con una mano en su cadera y otra en su nuca, saboreó y acarició muy despacio su boca.
"Entonces quiero construir más recuerdos"
suspiró mientras deslizaba los labios por su cuello y su clavícula.

El principio me ha chirriado un poco, porque el matrimonio de Sara era una auténtica trampa y ella no era lo suficientemente fuerte como para salir de ella, atreverse y hacerse valer y luchar por ser feliz. Me ha costado conectar con ella, sobre todo al principio. Después he empezado a comprenderla, a entenderla y, como Jayden, he empezado a ver lo que podía llegar a ser.

Jayden es el verdadero punto de inflexión en la vida de Sara. Es quien le descubre lo que es realmente vivir, sentirse viva y amada. Gracias a él, Sara se redescubre a sí misma. Descubre que es una mujer capaz, inteligente y fuerte, no una mera madre y esposa solícita, una mera criada en un hogar vacío y triste.
¿Qué deciros de Jayden? Que me ha enamorado completamente y de manera irremediable. Me ha enamorado con su personalidad arrolladora, juguetona, sincera y excitante. Me ha enamorado no sólo por su cuerpo de infarto, sino principalmente por su innata bondad, su generosidad, su valor, su modo de afrontar todo de frente, porque no es perfecto pero aún así es el hombre ideal, porque es valiente, pero también tiene sus propios temores, porque a pesar de haber sufrido y experimentado mucho dolor, es capaz de disfrutar de la vida y ver todo lo bueno que nos puede dar, aprovechando cada oportunidad.

"Tengo miedo porque algo me dice que, pase lo que pase, vas a romperme el corazón."

Sara al final me ha conquistado un poquito, con su dulzura y, al final, con su fuerza y su valor. Es más que una madre joven que no ha hecho más que cuidar de su hijo y de su marido. Es una mujer tierna, pero que guarda una fuerza en su interior que desconoce. Es alguien generoso y noble. 

Palabras que nunca te dije es una historia que pasa por algunos altibajos, pero es intensa, es ardiente, es dulce y muy romántica. Una historia sobre la fuerza del amor, que puede vencer todos los obstáculos.

Es una novela para saborear lentamente, para disfrutar.

María Martínez, por favor, sigue escribiendo novela adulta porque se te da endiabladamente bien. Me tienes loca y completamente enamorada. Me encanta tu sensibilidad y dulzura a la hora de escribir. Transmites muchos sentimientos y valores en tus libros, lo cual es de agradecer dentro de un género que a veces se distorsiona y en el que en muchas ocasiones nos encontramos historias que únicamente se centran en el sexo como punto de partida para que dos personas se enamoren. Y eso me parece tan vacío...

Palabras que nunca te dice transmite sentimientos, mensajes, valores y muchas emociones. Es humana, es real. Es romántica. Es mucho más que dos personas que se atraen. Me ha robado el corazón.
Gracias por escribir una historia tan preciosa. 

1 comentario :

  1. Hola guapa!

    Con esta historia, María se ha estrenado a lo grande en el género adulto, una historia preciosa <3

    Besos :*

    ResponderEliminar